El Gato suele darse baños de vez en cuando con la Alaia, el otro día le grabamos un par de olas, y aprovechamos para hacer este pequeño vídeo con una breve historia de estas tablas. Para que sepáis la tabla es una 5´5, es de madera maciza y no tiene ni quillas, ni invento, además, no se le hecha parafina. Con éstas medidas y su grosor la tabla tiene muy poca flotabilidad, por lo que lo primero que hay que acostumbrarse es a remar con ella. Una vez dominada la remada, la verdad que el take off es más sencillo de lo que parece, pero al ponernos de pié, volvemos a encontrarnos con el handicap de la ausencia de quillas, necesitamos equilibrarnos muy bien, y utilizar los cantos para deslizarnos por la ola. Es aconsejable no hacer movimientos bruscos y tratar de ir entendiendo la tabla y sus respuestas. También es una buena opción el surfear primer alguna ola tumbado, así podrás apreciar como encarrila la pared, y la como coge velocidad. La ola es La Derecha del Balneario, frente a los vestuarios de la escuela en la playa de Gijón.