CUATRO MANIOBRAS IMPRESCINDIBLES, POR DAVID SASTRE